Aunque Logroño cuenta con numerosos atractivos, hay una serie de visitas que nos parecen ineludibles.

Aquí enumeramos las 10 cosas que debes hacer y ver en Logroño para disfrutar de tu estancia en la ciudad

Concatedral de Santa María de La Redonda

Concatedral de Santa María de La Redonda

Asentada sobre un antiguo templo románico. Desde 1453 es colegiata y en 1959 fue elevada a categoría de concatedral de Logroño.

El edificio actual es fundamentalmente del siglo XVI, aunque con numerosas reformas del siglo XVIII por lo que su aspecto exterior es plenamente barroco.

Lo más espectacular es su enorme fachada occidental, trabajada a modo de retablo pétreo con tres cuerpos y siete calles con esculturas de Evangelistas, ángeles, etc. También las dos fachadas laterales son de comienzos del siglo XVIII.

Las dos torres laterales llamadas “las gemelas” son buen ejemplo de la monumentalidad de los campanarios barrocos riojanos. Tiene varios cuerpos superpuestos: los más bajos de sección cuadrada, el superior octogonal y un chapitel cuajado de pináculos como remate.

Iglesia imperial de Santa María de Palacio

Sin duda, uno de los edificios religiosos más interesantes de Logroño, y probablemente el de historia más ilustre. Sus orígenes se remontan al siglo XII, cuando en su emplazamiento actual se fundó la primera sede castellana de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén, una institución medieval europea de carácter religioso-militar. La fundación fue propiciada por el rey Alfonso VII, quien donó para ello su palacio en la villa de Logroño.

El elemento más característico de toda la iglesia, y uno de los símbolos de Logroño es la torre de forma piramidal, denominada “la aguja”, que data de comienzos del siglo XIII.

La iglesia fue declarada monumento nacional en 1943.

Iglesia imperial de Santa María de Palacio
Iglesia de Santiago El Real

Iglesia de Santiago El Real

En esta iglesia se reunía el Concejo Municipal y se guardaban los documentos más importantes del Ayuntamiento.

Comenzó a construirse en 1513 y posee una nave de tres tramos con crucero. La fachada, del siglo XVII y concebida a modo de arco del triunfo, está decorada con dos esculturas del apóstol Santiago: en una aparece representado con los hábitos de peregrino y en la otra como guerrero a caballo. El templo se encuentra junto a la Plaza de Santiago, en cuyo suelo se reproduce un singular juego de la oca con motivos relacionados con el Camino de Santiago.

Museo de La Rioja

El Museo de La Rioja tiene su sede en el denominado Palacio de Espartero.

Es un edificio barroco del siglo XVIII donde se retiró el general Espartero cuando abandonó la política y contiene valiosas colecciones de pintura y escultura, así como de elementos etnográficos y provenientes de diferentes yacimientos arqueológicos.

Destaca la noble fachada, de regia portada, coronada por un escudo episcopal.

En 1962 fue declarado Monumento Histórico-Artístico y finalmente, en el año 1971, se abrió al público como Museo de Logroño.

Museo de La Rioja
Monumento a espartero

Paseo del Espolón

La plaza más emblemática de Logroño. Además de haber sido el centro físico de la ciudad durante muchos años, actualmente es su centro financiero.

En las Fiestas de San Mateo, una de las celebraciones más importantes de la ciudad, es escenario de la ofrenda del primer mosto a la virgen de Valvanera.

Cuenta con el Monumento al general Espartero, paseos y zonas ajardinadas de una variada y cuidada flora. También dispone de diversas infraestructuras para albergar exposiciones artísticas, mercados (libros, flores, etc.); o conciertos gracias a un gran edificio con forma de auditorio, popularmente conocido con La Concha del Espolón.

Parlamento de La Rioja

Ubicado en el antiguo Convento de La Merced. Junto a la muralla, este convento formaba una de las entradas a la ciudad.

Construido en su mayoría en el Siglo XVI, el acceso que se observa al exterior fue reformado en el Siglo XVII. El edificio tuvo posteriormente otros usos, entre ellos Hospital en el Siglo XIX y Fábrica de Tabacos. Hoy, el antiguo convento se encuentra dividido en tres espacios diferenciados: el Parlamento de La Rioja, la Biblioteca y la Sala de Exposiciones Amos Salvador.

Edificio del parlamento
Puerta del revellín

Puerta del Revellín

La puerta de Carlos V es la única que queda de las antiguas que servían de acceso a la ciudad. Junto a este arco, que cuenta con un gran escudo imperial en su parte superior, se pueden observar restos de la muralla que desde el siglo XII custodiaba la ciudad.

Puentes de Logroño

Puente de Piedra, es uno de los símbolos de la ciudad, apareciendo en su escudo y siendo el lugar de entrada del Camino de Santiago a la ciudad. Es uno de los cuatro puentes que atraviesan el río Ebro a su paso por Logroño. También es denominado como Puente de San Juan de Ortega y su construcción actual data de 1884, tras el derrumbe del antiguo puente en 1871.

Puente de Hierro, es el más antiguo de los cuatro puentes. Fue inaugurado en 1882 y tiene una longitud de 330 metros. Se le denomina también como Puente de Sagasta.

Puente de piedra
Calados

Visita a Bodegas y calados

En Logroño hay varias bodegas que se pueden visitar, y a pocos kilómetros quedará sorprendido con la belleza arquitectónica de algunas de ellas.
Otra visita obligatoria son los calados o cavas subterráneas del s. XVI, en las que antes se hacía vino y ahora pueden ser restaurantes, exposiciones de arte, etc.
Por nombrar algunos de los más importantes, el calado de San Gregorio por su tamaño y el calado del antiguo Palacio de los Yanguas, hoy Centro de la Cultura de La Rioja.

Calle Laurel

Conocida también como ‘La Laurel’, hoy en día es la zona con mayor concentración de especialidades gastronómicas y de tapeo de toda la Comunidad. Lugar de encuentro a la hora del vermú, la comida y la cena, donde se palpa el carácter sociable y amable de los riojanos.

Turistas y autóctonos comparten espacio en un maridaje perfecto entre gastronomía elaborada con productos de la tierra y los mejores vinos de la denominación de origen calificada Rioja.

Hay un sinfín de establecimientos, tanto en la Calle Laurel como en sus aledañas, donde se pueden degustar pinchos como las migas, los matrimonios, los rotos o los champis, entre muchos otros.

Calle Laurel

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra.

ACEPTAR